6 cosas que te facilitarán la vida los primeros 6 meses de tu bebé

6 cosas que me han dado la vida durante los primeros 6 meses de maternidad

Seguro que habrás escuchado aquello de que los padres primerizos compramos un millón de cosas innecesarias y os aseguro que ese dato no puede ser más cierto.

Probablemente sea por el deseo de tener todas las necesidades cubiertas y de dar a nuestro bebé todo lo necesario para que se sienta a gustito y bien una vez esté fuera de la barriguita de su mamá, su hogar durante casi 10 meses (que nadie te engañe con eso de los 9 meses…)

Nosotros fuimos bastante comedidos pero cometimos algún que otro error de manual. Es inevitable, será así por los siglos de los siglos pero al menos nunca podremos decir que no nos lo advirtieron 😉

A continuación voy a contarte qué 6 objetos me han dado literalmente la vida durante el primer semestre aunque tengo clara una cosa: lo único realmente necesario para el bebé es un hogar lleno de amor, cariño y afecto. Si lo tiene, todo lo demás irá sobre ruedas aunque las ruedas pisen algún bache de vez en cuando.

Arrullo: imprescindible nº 1 durante los primeros 6 meses de maternidad

Yo ni me había planteado arrullar al bebé a la hora dedormir. Llevaba un mes de noches de desesperación en las que cada vez que quería meter al bebé en la minicuna se despertaba, se ponía a llorar y vuelta a empezar. Hasta que un día me dijeron: “¿has probado a arrullar al bebé?” Esa frase cambió mis noches. Marco pasó de no querer ni ver la cuna a quedarse en ella relajado y dormido.

¡Qué suerte la mía porque en el ajuar que mi madre le hizo a Marco había dos preciosos arrullos! Desde el mes hasta los 6 meses los usé nonstop. De hecho, empezó a formar parte de nuestro ritual del sueño. Arrullo-pecho-dormir y las noches (aunque con varios despertares) empezaron a fluir.

¿En qué consiste la técnica del arrullo?

Al parecer, el arrullo es una técnica mediante la cual se consigue generar en el bebé un sentimiento agradable semejante al que sentía en la estrechez del útero. Además, el reflejo de sobresalto (reflejo del moro) también queda mitigado por lo que hace que el bebé se despierte menos veces.

En esta línea, confieso que he visto lo que para mí son barbaridades a la hora de arrullar al bebé. Peques encorsetados que no tienen absolutamente ninguna libertad de movimiento. De hecho, no hace mucho vi vídeos que eran tendencia en TikTok bajo el nombre de swaddle (arrullar en inglés) donde el bebé parecía recibir más un castigo que un cuidado. Por ello, si optas por usar esta técnica, para mí maravillosa, asegúrate de que lo haces como es debido. Encontré en su momento un artículo sobre cómo arrullar y cómo no arrullar que te puede resultar de interés.

Lamparita: imprescindible nº 2 durante los primeros 6 meses de maternidad

Una de las primeras cosas que compró Mr. Nelken (alias Javi, para los que no lo sabéis mi compañero de vida) fue una lamparita retroiluminada con forma de osito cuya intensidad es gradual y además se puede poner en varios colores.

Al principio me pareció una buena idea pero no me entusiasmó porque yo quería la típica nube o estrella retroiluminada con el nombre de Marco en madera y que luciera bien bonita en su habitación (esa que aún no ha usado, por decisión nuestra, todo hay que decirlo…)

En lo que yo no había caído es en que esas preciosas nubes van con pilas y no son estándar, por lo que además de no ser prácticas, ya que el uso que se hace es continuado, salen carísimas.

Estuvimos usando ese osito hasta que un día Mr. Nelken encontró una lamparita mucho más ecléctica y sencilla, con dos tonos de luz (una blanca y otra más cálida), que se gradúa con la mano y que, por supuesto, funciona con batería. Desde ese día, recomiendo la lamparita a todo el mundo. Es pequeña, portátil, mona y la batería dura varias noches a pleno rendimiento.

A día de hoy, uso la lamparita ecléctica para iluminar de forma muy tenue la habitación y el osito retroiluminado para cuando Marco se despierta. Le encanta jugar un ratito con él. Es de goma blandita y le chifla ver cómo cambia de color. En ese rato que Marco juega con su amigo oso, yo me preparo para comenzar el día.

En definitiva, lo ideal es una lamparilla con batería y cargador para que puedas usarla tanto como quieras. Yo te recomiendo que tengas una lucecita tenue siempre encendida para no tener que estar encendiendo y apagando la luz de la mesita de noche todo el tiempo y evites despejar al bebé.

Además, de este modo, podrás echar un vistazo al bebé de vez en cuando si te despiertas y él está dormido o si tienes que ir al baño y no quieres despertar a nadie ni pegarte un tropezón.

Cojín de lactancia: imprescindible nº 3 durante los primeros 6 meses de maternidad

Este ponlo en fosforito tamaño XXL en tu must de compras porque te juro que no sé que habría hecho sin él. No es imprescindible ya que obviamente también sirve un almohadón o un cojín, pero sí es muy recomendable; son muchas las horas que pasarás amamantando a tu bebé y tu espalda y cuello se resentirán.

Normalmente, los cojines de lactancia se usan los primeros meses en cualquiera de los sitios que le das la toma al bebé: en tu habitación, en la suya, en un sillón, en la cama… Conforme pasa el tiempo, te vas apañando con cualquier cosa por la pereza de ir con el cojín a todas partes. Sin embargo, por las noches es el mejor aliado. 

Marco tiene nueve meses y lo sigo usando para la última toma del día (y las sucesivas de la madrugada… Ya hablaremos en otro post del mito de que “los bebés empiezan a dormir del tirón a partir de los 6 meses”) 

Yo tengo dos. Uno de ellos lo compré estando embarazada y me ayudó a mitigar la incomodidad del tripón a la hora de dormir. Este es alargado y delgado y la verdad es que me resultó muy práctico al principio para darle el pecho en el sillón. Sin embargo, cuando Marco tenía un mes encontré uno de viscolástica mucho más recogido en forma de U que se adaptaba completamente a mi cintura y ese ha sido mi gran compañero durante todo este tiempo en las infinitas horas de lactancia que llevo acumuladas.

Permíteme que añade que estas almohadas de lactancia las he usado también como tope en su manta de juegos, para estimularle a estar bocabajo cuando era muy chiquitín, para apoyarle pequeños ratitos mientras yo le contaba alguna cosita, etc. ¡Vamos, que es una de esas cosas a las que le sacarás partido!

Hamaca: imprescindible nº 4 durante los primeros 6 meses de maternidad

¡Qué gran invento oiga!

La gran aliada para poder hacer algo que no sea tener al bebé en brazos cuando no está durmiendo algo que en mi caso, los primeros meses, era poco frecuente.

Vayamos por partes. La hamaca hay que empezar a usarla cuando el bebé está en condiciones de hacerlo. Asegúrate con el pediatra, fisio pediátrico o un profesional entendido de cuándo hacerlo y nunca dejes al bebé mucho rato seguido en la misma posición. Son cosas de sentido común pero a veces queremos correr más de la cuenta y no es buena idea. En cualquier caso, verás que cuando el bebé es muy chiquitín se pierde en la hamaca. Sin embargo, de repente un día, es el bebé más feliz del mundo en un asiento en el que se siente cómodo, que se adapta a su cuerpo y que además se balancea.

Hay muchísimos modelos y marcas en el mercado. A mí me recomendaron la Babybjörn y fue un acierto porque la hamaca en sí es una estructura con una especie de malla que se adapta totalmente al cuerpo de modo que la cabecita, muy maleable cuando son recién nacidos, no se reclina sobre una superficie rígida. Además, es fácil de transportar por lo que para viajes nos la hemos llevado hasta que Marco empezó a usar la trona.

Para mí, la hamaca fue mi salvación cuando Mr. Nelken empezó a trabajar y empecé a quedarme sola en casa con el bebé porque mientras yo cocinaba, desayunaba o simplemente necesitaba descansar 5 minutos le dejaba ahí sentadito, seguro, mientras le hablaba o jugaba con él.

Yo nunca he conseguido que duerma una siesta en ella pero dicen que hay niños que se quedan roque en su siesta de mediodía 😀

Reproductor de ruido blanco: imprescindible nº 5 durante los primeros 6 meses de maternidad

Antes de comenzar a contaros el porqué del reproductor de ruido blanco, aprovecho este gadget para deciros que todos los conjuros de “música para dormir al bebé en 5 minutos”, “peluche atrapasueños para que tu bebé se duerma en un momento” y fórmulas semejantes me provocan más risa que otra cosa porque hasta la fecha no he dado con ninguna fórmula mágica. No obstante, este peluche en forma de nube con lucecitas tenues es una buena herramienta para momentos concretos.

Hace unos años una amiga me dijo que el primer mes de vida de su bebé se lo pasó con el secador de pelo encendido por la noche. Yo no daba crédito pero una vez en sus carnes comprobé que, efectivamente, el ruido blanco les relaja una barbaridad.

Mi madre se quedó alucinada la primera vez que un día que Marco estaba histérico (yo creía que porque no cogía el sueño) me lo llevé a la campana extractora de la cocina y en un segundo se quedó roque. Al parecer es porque el ruido blanco les recuerda al ruido que escuchan dentro del útero.

Dicho esto, alguna noche en la que ya estaba desesperada tiraba de YouTube y reproducciones que había por ahí. El gran problema es que los anuncios de YouTube suenan cuando menos te lo esperas y el colmo es cuando de repente suena el típico “kliiiiing” de un WhatsApp o una llamada entrante. En definitiva, que no dejaba de ser una ruleta rusa el uso de cualquier APP de móvil porque si Murphy no está de tu parte todo el esfuerzo por dormir al bebé es en vano.

Yo había mirado un montón de opciones en blogs y cuentas de IG de mamis, matronas, etc. Había un invento, además fabricado en Zaragoza, que me gustó mucho pero no me acabó de convencer el precio. Hasta que di con mi preciosa y aliada nube de Fisher Price. Se la trajeron los Reyes Magos a Marco aunque con el tiempo me di cuenta de que fue más un regalo para mí que para él. No es que sea la panacea pero aísla al bebé de cualquier ruido ya que lo envuelve en una atmósfera tranquila con un ruidito ambiente muy suave. Desde que este cachivache apareció en mi vida siempre lo uso en el momento de echarle a dormir. El ruido blanco dura unos veinte minutos, tiene unos 6 sonidos distintos y también me sirve para darle los buenos días con una musiquita suave, ya que tiene también varias nanas.

Bodies cruzados: imprescindible nº 6 durante los primeros 6 meses de maternidad

Comprar ropa antes de tiempo tiene dos problemas. En primer lugar, probablemente no le encajará la talla porque no sabes cuál va a ser el ritmo de crecimiento del bebé. En nuestro caso superó las expectativas porque Marco es un bebé alto y delgadito. En segundo lugar, comprarás cosas muy monas o divertidas que cuando empieces a usar te darás cuenta de que son poca prácticas al ponérselas e incómodas para él y que hacen que el bebé no esté a gusto.

Tres características importantes para la ropa de bebé: suave, ajustada y bodies cruzados.

Mi consejo es que compres ropita suave, ajustada a su cuerpo sin ir encorsetado y sobre todo, bodies cruzados.

Que sea suave porque te aseguro que al bebé no le gustará llevar un jersey monísimo de lana, con grecas de ciervos y topos, por más mono y caro que sea. Seguro que a ti te ocurre igual 😉

Asegúrate de que el bebé no va encorsetado. Cuando son recién nacidos apenas se mueven pero pronto empiezan a hacer sus primeros movimientos y a querer descubrir mundo. Yo aposté desde el principio por ropita que le dejara moverse cómodamente y que no le tirara ni le impidiera moverse.

El error común de abrigar en exceso. No tiene ningún sentido aunque tendamos a pensar que al ser una cosita tan delicada siempre pueda tener frío.

Al principio, cuando Marco lloraba nunca lo asociaba al frío o al calor. Sin embargo, es una causa de queja habitual en los bebés que son muy sensibles a los cambios térmicos.

Y el mejor consejo que te daré en la vida, que los bodies sean cruzados, nada de meter por la cabeza por muy chulis que sean y tengan el Mickye Mouse más bonito del mundo mundial estampado en él.

Este consejo me lo dio mi queridísima amiga Belén y ¡cuánta razón tenía! Vestir a un bebé puede ser una de las tareas más duras de mantenimiento después de la limpieza de “popó” :D. Cuando son recién nacidos porque lloran como si no hubiera un mañana y cuando son más mayorcitos porque no paran de moverse y el cambiador se convierte en un parque de atracciones dónde todo les llama la atención.

Estoy de acuerdo en que cada bebé es un mundo y en que no todos los peques son tan movidos como nuestro marsupial Marco, pero te aseguro que te harás un favor comprando bodies y pijamas cruzados en lugar de los típicos que se meten por la cabeza. Ten en cuenta que es la prenda que más manchan y cambiarás varios al día.

En esta línea y después de 9 meses de formación continua 24/7 (aunque lo que te voy a decir es obvio) te garantizo que no hay nada como el algodón y el punto para los bebés recién nacidos. Así que tanto si eres mami, papi o allegada y tienes que hacer un regalo no te compliques conjuntando prendas monísimas y regala un conjunto dos piezas de chaquetilla cruzada y de punto ¡verás que felices haces a los futuros padres!

Si has llegado hasta aquí y eres mami o papi te animo a que me digas cuáles fueron tus imprescindibles. Faltan algunos más, como la manta de juegos o la minicuna pero quizás no tan importantes, al menos para mí.

Si no es el caso y hay un bebé a punto de llegar a tu vida, créeme si te digo que leer este post te habrá faciltiado mucho el camino.

Ahora queda en el tintero contaros cuáles están siendo mis imprescindibles en el segundo semestre de vida de nuestro tesoro. Eso lo dejo para más adelante 😉

* * * * *

APPLE NELKEN

Facebook: Apple Nelken

Instagram: applenelken

Pinterest: Apple Nelken

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Akira dice:

    Un saquito de semillas, que se calienta en el microondas y se pone en la tripilla con un cinturón (Kusi Wawa) y la pelota de pilates. Los tres primeros meses fueron un llanto contínuo, que solo se calmaba con campana extractora, saquito caliente en la tripa y a botar en la pelota con el peque en brazos, el pack completo.

    Me gusta

    1. Apple Nelken dice:

      Akira! Gracias por tu aportación! Parece que tu primer trimestre fue movidito! Tomo nota. La información es poder!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s