Nueva Zelanda en 8 días (Parte 1) – Isla Norte

¿Sabes cuando sueñas con algo que te parece lejano, muy lejano, casi inalcanzable? Estoy segura de que has tenido alguna vez esa sensación y por eso entenderás lo que sentía al pensar en Oceanía.

Desde pequeña había querido viajar a Australia y a Nueva Zelanda. Soñaba con su vegetación, sus desiertos infinitos, su agua azul y sus glaciares y como en los cuentos felices mi sueño se hizo realidad.

Javi y yo planificamos el viaje, mano a mano, con mucho mimo y paciencia porque tanto Australia como Nueva Zelanda tienen muchos lugares que ver y por muchos días que tengas siempre son pocos.

Precisamente porque son incontables los lugares que visitamos durante ese agosto de 2018 en este post te hablaré de Nueva Zelanda dejando Australia para más adelante.

Nueva Zelanda ¿Qué ver en la Isla Norte?

Día 2 - Coromandel

Viajar a Nueva Zelanda es viajar a un mundo de ensueño donde la naturaleza es la protagonista, los paisajes son infinitos y tan bellos que tienes que pellizcarte para cerciorarte de que lo que ves es real, de que estás ahí y lo estás viviendo.

Nueva Zelanda es una mezcla de verde y azul con cielos anaranjados y atardeceres tan exquisitos que quieres parar el tiempo. 

Si has estado seguro que coincides conmigo. Si no, estarás pensando que exagero o ¿quién sabe? buscando información por otros medios para verificar que es cierto. No obstante, si te quedas conmigo hasta el final de este artículo no sólo te lo creerás, seguro que en adelante este lejano país estará en tu lista de viajes imprescindibles. ¿Comenzamos?

Kia Ora. ¡Bienvenidos a nuestro viaje a Nueva Zelanda!

Día 1 · Madrid – Auckland

Día 1 es un decir porque el viaje es de más de 24 horas con escala en Dubai y desde ahí vuelo directo a Auckland, capital del país. Quizás el trayecto fuera lo más caro del viaje aunque volar con Emirates es en sí mismo toda una experiencia así que, puedo decir con total rotundidad que, sólo el vuelo ya merece la pena.

Tanto Javi como yo llevamos muy bien lo de volar lejos, no nos importan las horas de vuelo porque sabemos que la recompensa es enorme, así que después de unas cuantas comidas, películas, ratos de lectura y cabezadas llegamos a la capital del país, Auckland.

Lo primero que hicimos al llegar y tras pasar los numerosos controles de seguridad fue alquilar un coche para recorrer la isla norte y aquí viene nuestra primera recomendación: es imprescindible alquilar un medio de transporte con el que moverte tanto en la Isla Norte como en la Isla Sur. Nueva Zelanda es un país muy preparado para que lo recorras en coche, autocaravana o similar así que estudia que opción te conviene más y gestiona el alquiler antes de llegar allí. Nosotros tenemos comprobado que es cómo se consigue un mejor precio.

Para la isla norte cualquier coche es buena opción. Sin embargo, para la isla sur hay que tener en cuenta época del año y puntos a visitar. No obstante, te lo cuento más adelante cuando lleguemos a Queenstown.

Un factor a tener en cuenta es que nosotros viajamos en agosto, es decir, pleno invierno allí ya que es hemisferio sur. El país nos dio la bienvenida mostrándonos su cielo totalmente encapotado y empapándonos con un aguacero que hacía tiempo que no veía. No te extrañará entonces que mi primera impresión tras comenzar a recorrer la ciudad fuera la de que todo era ¡verde, verde, verde!

A mi parecer, Auckland no es una ciudad especialmente llamativa, más si cabe después de haber recorrido todo el país, no obstante, considero que es adecuado pasar un día para tener una primera toma de contacto con los neozelandeses. La ciudad tiene puntos bonitos, pero sobre todo mucha industria en el centro y casitas prefabricadas por todas partes.

¿Sabes que 1/4 de la población del país vive en Auckland? Imagina entonces lo despoblada que está semejante extensión de terreno de la Isla Norte a la Isla Sur.

El primer punto que visitamos es One Tree Hill y su imponente monumento dedicado a los Maoríes. Las vistas a la bahía desde ahí son bonitas aunque no imprescindibles.

Día 1- Auckland - One Tree Hill

Nuestra siguiente parada es Mount Eden y su cráter. Se aparca en la base de la montaña, hay un parking habilitado para ello, y sin duda este lugar es imprescindible visitarlo. El paisaje no puede ser más bonito y hay unas vistas espléndidas a toda la ciudad. En cuanto al cráter sólo os puedo decir que es ¡impresionante!

Día 1- Auckland- cráter

Tras nuestra pequeña excursión a las dos colinas más famosas de la ciudad cogimos el coche rumbo a Devonport, la zona de costa, donde están las mejores vistas al skyline de Auckland. Es un buen lugar para tomar algo ya que hay muchas cafeterías.

La hora de cenar es entre las 17’00h y las 19’00h y realmente a las 20’00h dan el último servicio así que cuidado con los roadtrips porque si lo haces en coche como nosotros tienes que adaptarte a estos horarios y mi mejor consejo es que siempre lleves en el coche algún tentempié y agua porque cuando comienzas a descubrir el país puedes pegarte km y km sin cruzarte con nadie y sin encontrar áreas de servicio o restaurantes, sobre todo en la Isla Sur.

La última visita del día la hicimos a la Sky Tower y cenamos en su restaurante Orbit 360 donde además celebramos nuestro primer aniversario de casados porque nuestra llegada coincidió con el 29 de julio. Es un buen sitio para cenar aunque nada económico ya que el importe mínimo de cena por persona debe ser de 40 euros, eso sí, en el precio está incluido subir a la torre que de por sí tiene un precio de alrededor de 17 dólares, así que si te pilla en hora de comer o cenar es un buen combo.

Día 2 · Auckland – Matamata

Un dato que quizás te guste saber de Nueva Zelanda es que es un país muy atractivo para los directores de cine. Tanto es así que estas islas del Pacífico han sido testigo de numerosos rodajes. El lugar al que nos dirigimos hoy, Cathedral Cove, es uno de los sets de Las Crónicas de Narnia: El príncipe Caspián. Pero hay muchos otros puntos donde se rodó esta película y otras muchas como El hobbit y El señor de los anillos (Hobbiton), El último samurai en el Monte Taranaki y otros lugares alrededor, King Kong en la Bahía Lyall o la actual serie The Luminaries.

Día 2 - Coromandel

Después de un sueño reparador y un desayuno goloso nos ponemos en marcha hacia la Península de Coromandel. El trayecto hasta Cathedral Cove son 2h 30 aproximadamente y estamos rodeados todo el tiempo de paisajes donde el verde es el protagonista y, aunque con curvas porque estamos cruzando todo el  tiempo parques naturales, es agradable.

No hay muchos sitios en los que parar a lo largo del trayecto excepto en el primer tramo así que o se llevan provisiones puestas o mejor cogerlas en Auckland o antes de entrar al parque natural.

Nuestro consejo si visitas este lugar es que desde donde aparques hasta llegar a la playa donde está Cathedral Cove vayas cogiendo los mini desvíos que salen a lo largo del camino hasta la meta. Son rincones que realmente merecen la pena.

Cathedral Cove es como un sueño… el paisaje, el azul, la curiosa forma de las rocas y las cascadas espontáneas que hay en la cala conforman un escenario sin igual.

La siguiente parada es Hot Water Beach. Para llegar sólo hay que tener en cuenta una cosa: las mareas… ¡no querrás llegar y no poder disfrutar de ella! Esta playa está situada en Mercury Bay y es un punto que no te puedes perder para disfrutar de una experiencia de lo más curiosidad debido a la alta actividad geotérmica que hay en el país.

Lo normal en Hot Water Beach es coger una pala, cavar un hoyo y dejar que el agua caliente emane del subsuelo. Nosotros llegamos al atardecer y hacía fresquito (no hay que olvidar que estamos en pleno invierno) así que sólo nos mojamos los pies para comprobar que el agua que iba apareciendo conforme cabreábamos estaba caliente ¡y vaya si lo estaba! Tanto que hay que tener cuidado porque hay posibilidad real de sufrir quemaduras por ello el consejo es que pruebes poco a poco, que no te lances de golpe al hoyo que has cavado y, si viajas con peques, vigilarles muy de cerca. Por lo demás, una vez hayas cavado, tendrás un jacuzzi para disfrutar de un paisaje increíble.

Día 2 - Hot Water Beach

No puedo dejar de hacer mención al atardecer espectacular que hay desde ahí, no se ve cómo se pone el sol pero la luz y los colores del horizonte son oníricos.

Nuestro objetivo es llegar a Matamata, dónde nos alojaremos para desde ahí visitar Hobbiton, así que con 2 horas de carretera por delante es momento de encontrar algún bar de carretera donde cenar y llegar a nuestro destino para recuperar fuerzas.

Día 3 · Matamata – Rotorua

La verdad es que los pueblos de Nueva Zelanda son tan tranquilos por norma general que después de cenar hay poco que hacer, así que no hay excusa para disfrutar de un sueño reparador y empezar el día con energía.

El día 3 nos despertamos con las pilas cargadas para disfrutar de cuatro planazos, el primero de ellos visitar Hobbiton.

Día 3 - Hobbiton

Hobbiton es el set de rodaje de alguna de las escenas de “El Señor de los Anillos” y “El Hobbit”. Es un lugar ficticio que corresponde con uno de los pueblos más antiguos de “La Comarca”. Si has visto las películas de las míticas novelas del escritor J.R.R. Tolkien disfrutarás como un enano porque está todo exactamente igual que el día que se rodó ahí y el lugar, aunque sea ficticio, es tan mágico que consigue abstraerte de la realidad.

Dñia 3 - Hobbiton

El siguiente punto que visitamos es el Lago Taupo, de nuevo relacionado con El Señor de los Anillos, pues desde el lago hay unas vistas increíbles al monte Tongariro, un volcán extinto en Nueva Zelanda dentro del Parque Nacional de Tongariro, donde en teoría se ubicaría Mordor.

Día 3 - Lago Taupo

Hay excursiones y formas de disfrutar de este parque natural y hacer trekking en Tongariro, sin embargo, en esta ocasión no entraba en nuestros planes esa excursión así que nos quedamos con la experiencia de disfrutar de un rato muy agradable a orillas del Lago Taupo, el lago más grande de Nueva Zelanda,

Desde ahí nos fuimos a la que sería nuestra casa por una noche, Rotorua. Esta ciudad es una parada obligada para tomar consciencia de la alta actividad geotérmica que hay en la Isla Norte. Lo primero que notarás al llegar a la ciudad es un fuerte olor no del todo agradable especialmente para gente un poco maniática con los olores como yo 🙂 Eso sí, la ciudad y los puntos que visitamos me dejaron sin palabras en muchas ocasiones.

Algunas de las atracciones con las que cuenta el lugar son las piscinas de lodo burbujeante y el géiser Pohutu de 30m de alto que hace erupción varias veces al día. Ese géiser no lo vimos porque está dentro de un recinto al que por tiempo no pudimos acceder. 

Pero no importó, porque de lo que sí disfrutamos fue de Wai o Tapu, una zona activa geotermal fascinante que recoge en una extensión de unos ocho kilómetros cráteres colapsados y piscinas de agua, lodo y fumarolas.

Recorrer Wai o Tapu es sobrecogedor porque es una forma de tomar consciencia de lo increíble, poderosa y fascinante que es la naturaleza. 

He visto pocos lugares tan impresionantes en mi vida aunque el olor a huevo podrido en algunos puntos fuera casi insoportable para mí, sobre todo en la Piscina del Champán donde me quedé embobada con la franja de color naranja intenso que hay en la “orilla” formada a partir de los depósitos de diferentes elementos, entre otros el arsénico. ¡Esta piscina tiene un diámetro de unos 60 metros, unos 60 metros de profundidad y alcanza una temperatura de 70ºC!

El otro punto del parque que me fascinó fue el Baño del Diablo, un gran cráter con un lago de color agua verde intenso que casi me dejó sin aliento de tanta belleza. Lo increíble es como tanta belleza puede ser tan venenosa pues el color se debe a la alta cantidad de arsénico que contiene.

La última actividad de ese tercer día fue visitar la aldea maorí, Tamaki Maorí Village. Hay opiniones para todo porque lógicamente no te vas a encontrar con un grupo de Maorís a la antigua usanza sino con una recreación en la que te hablan y te enseñan cómo era antaño su forma de vida y cuál es su cultura y tradición. Para mí fue el broche de oro a un día maravilloso y considero que merece la pena porque disfrutamos de un rato intenso y muy divertido a través de danzas y cánticos en los que te cuentan su historia y sus costumbres. Como no podía ser de otro modo disfrutamos de  una auténtica haka, un momento que guardo en mi corazón para siempre porque es un baile ceremonial que siempre consigue ponerme la piel de gallina.

Si tienes ocasión, coge un paquete que sea visita + cena porque al menos la nuestra fue abundante y deliciosa y además te permite conocer otros viajeros que seguro que te aportarán información sobre puntos del país y experiencias que quizás ni te habías planteado.

El tercer día como ves fue intenso, así que con el sentimiento de haber aprovechado la isla norte nos fuimos a dormir ya que el día siguiente volábamos a Queenstown, en la isla Sur, uno de los pueblos más bonitos que he visto en mi vida.

Te espero en el siguiente post: Nueva Zelanda en 8 días (Parte 2) – Isla Sur… Hasta entonces, cuéntame si has estado qué es lo que más te gustó y en el caso de que no hayas estado y esté en tu wishlist no dudes en preguntarme cuántas dudas te surjan. Javi y yo estaremos encantados de daros nuestro punto de vista 😉

* * * * *

Fotos:

@byjpa: Javi (1/2 Sección viajes)

@applenelken: Laura (2/2 Sección viajes)

* * * * *

APPLE NELKEN

Facebook: Apple Nelken

Instagram: applenelken

Pinterest: Apple Nelken

7 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Marina dice:

    ¡ Qué maravilla de viaje! Como cada uno de los que hacéis . Dan ganas de ponerse a hacer las maletas y ponerse rumbo a Nueva Zelanda !! Ojalá algún día pueda hacerlo ! 😍😍

    Me gusta

    1. Apple Nelken dice:

      Irás, lo verás. Es cuestión de ahorro, preparación y ganas de volar a 20.000 km de distancia 🙂

      Me gusta

  2. Cristina dice:

    Dan ganas de meterse en las fotos y aparecer en ese sitio concreto.
    Ojalá y el día de mañana pueda vivir estos viajes! seguir viajando pareja! 🙂

    Me gusta

    1. Apple Nelken dice:

      ¡Podrás, no lo dudes!Y yo estaré ahí para darte consejos de planificación o, por qué no, para viajar contigo 😉

      Me gusta

  3. Marta dice:

    Solo te digo que me están entrando ganas de comprar los billetes hoy mismo!!! 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Apple Nelken dice:

      En cuanto se pueda no lo dudes!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s